Malentendidos culturales


El otro día, Sergi pidió en un grupo de facebook que le contaran malentendidos culturales entre daneses y españoles. En el muro crecieron a raudales diferencias culturales observadas en la cotidianeidad.


Un malentendido cultural se produce cuando una persona de una cultura entiende mal el mensaje de una persona de otra cultura. Uno dice : A y el otro entiende C.

Cuando comunicamos, ya sea con palabras o con actos, damos por hecho que las reglas del juego —ese enorme catálogo que aprendemos sin darnos cuenta, además con la presunción de universalidad— son universales y por ello, en muchas ocasiones el malentendido pasa desapercibido: el sujeto asume comprender todo a la perfección y ni siquiera se da cuenta de estar perdiéndose algo.

Los malentendidos culturales se presentan en mil formas, y son una suerte de malentendidos lingüísticos, hablaba ayer con Sergi: porque la cultura es como una gramática, un libro de reglas de cómo, cuándo, dónde, con quién se hacen o dicen las cosas. Y cuando se habla, se habla, no se cuentan las reglas gramaticales que subyacen a nuestra forma de construir las frases: porque todo el mundo lo sabe.


Los malentendidos se presentan en muchas formas, por ejemplo, en cómo se dice no en diferentes culturas. He escrito alguna vez sobre malentendidos: por ejemplo, la manera de negarse en la cultura japonesa es diferente de la española.

Otro ejemplo: se entiende, por lo general, que los diagramas son universalmente entendibles, y hasta en ellos hay espacio para el malentendido, como conté sobre los prospectos medicinales. O las reglas referentes a los regalos, que son un poco formas universales de sellar alianzas, sean del tipo que sean, emocionales, por ejemplo. ¿Qué se hace al recibir un regalo? creo que esto lo he contado: en algunos lugares se considera de muy mala educación abrirlo delante del regalador, en otros no hacerlo es un desprecio insolente. Y si uno no sabe que existe otra regla para la apertura de presentes, puede interpretar que su regalo no ha sido bienvenido o ha sido desdeñado.


Otro día contaré el caso de los garbanzos: el malentendido lingüístico propiamente dicho. Algunos de ellos son de lo más hilarante.






.




RECENT POSTS:
SEARCH BY TAGS: