Natural, artificial



Tenemos la idea de que los paisajes son algo exclusivamente natural, en los que no interviene la mano y menos la cultura humana en absoluto.

Sin embargo, nuestra especie dispone del planeta que nos alberga a su antojo, allá donde las fuerzas nos dejan; podemos excluir de nuestro alcance corrosivo directo partes de la Antártida (y no tanto), los fondos marinos y algunos lugares de extraordinario desinterés humano.


EL paisaje, ese capital natural, se esculpe o deja de esculpir a menudo entorno a dos grandes criterios: el interés económico y el estético. —Qué bonito, qué pena que se pierda esto— se oye a menudo.

Sin obviar la existencia de los programas de protección de los ecosistemas per se, en ocasiones proteger lo feo no es el objetivo principal de los esfuerzos institucionales en lo que se refiere a los parajes naturales: la ecología de lo bello es más acometible porque acoge mayor aceptación popular la idea de conservar un paraje bello que uno espantoso. Decía Ferdinando Boero que los parques naturales son más bien lugares de contención de lo hermoso, del paisaje y la especie carismática, que de protección del ecosistema.


Por otra parte, no deja de ser paradójico que haya que introducir pautas extremadamente tabuladas, mapas estrictos de lo permitido: incluso de lo que hay que hacer, y estas tabulaciones, en ocasiones, responden a una idea absolutamente cultural de lo que es la naturaleza.

Por ejemplo, en este bello lugar danés, la idea de cómo debe ser el paisaje no está anclada en un momento natural, sino que se ha elegido un punto en la historia que se ha considerado como lo natural, y se obliga a los dueños del terreno a eliminar los avances de la vegetación espontánea: la cantidad de árboles es regulada por el ayuntamiento, el crecimiento de ciertos arbustos debe ser erradicado y el de otros, debe ser fomentado. A mí estos procedimientos me hacen pensar en El perjurio de la nieve, ese magnífico relato de Bioy Casares.


No podemos evitarlo: somos una especie de artificio, de construcción cultural. Aunque a veces se nos olvide.







RECENT POSTS:
SEARCH BY TAGS: