Coropostales IV: Como la Luna


Ahora, bajo los mandatos de la vacuidad del espacio aéreo, nuestra casa, la que nos vio crecer, ya no está a un tiro de piedra. El planeta ha reclamado sus dimensiones. En estos días sueño con frecuencia que estoy allí o que voy andando y atravieso furtivamente las fronteras.

Ahora mi casa, la que me vio crecer, es tan inalcanzable como la luna.

Ojalá tuviera un cohete. Por más que todo parezca un escenario zombi.


RECENT POSTS:
SEARCH BY TAGS: