Postales Navideñas I: Turrón


El turrón forma parte de la tradición española.

Las costumbres gastronómicas, como ya apunté en cierta ocasión, además del deleite puramente estético, el placer, llevan una carga simbólica identitaria importante. Comemos algo (o no lo comemos) porque nos gusta (o no nos gusta) pero también porque formamos parte de una comunidad. Y así, la comensalidad contribuye a construir una identidad colectiva, nos hace sentirnos con los nuestros. Más aún en las fechas señaladas, que no son otra cosa que puntos temporales cíclicos en los que los rituales de unión se repiten para mantener viva la cohesión del grupo. Huelga decir que esto no lo hacen solo las tribus Bongo-Bongo, los otros, porque nosotros también somos tribu.


En otras palabras: comer turrón nos hace españoles (además de gustarnos mucho, a unos más que a otros), se trata de una comensalidad extensa.


Ahora bien: el hecho de que lo hayamos convertido en una tradición y que tenga un peso simbólico de cohesión colectiva, no debe confundirse con una postura esencialista: aquí se hace así y todo el que esté aquí tiene que seguir nuestra tradición.

Eso supondría que

a) los individuos no tengamos derecho a nuestro gusto personal (porque en realidad, siguiendo el argumento de la impepinabilidad de seguir la tradición, no debería hacer distinciones tampoco entre los propios locales)

b) las tradiciones son esenciales, van unidas a algo que no varía en el tiempo y que, además, es creado por personas de pura sangre local.

No creo que sea necesario rebatir el punto a. Pero baste decir que no hay una sola comunidad en el planeta (bueno: en el Universo) que sea enteramente homogénea en cuanto a sus gustos, ideas o costumbres. Afortunadamente.

El segundo punto es muy fácilmente rebatible. Las costumbres circulan por el planeta tanto como las borrascas que mueven los cielos: por poner un ejemplo, el turrón, eso tan español, fue incorporado por los árabes a nuestra lista de productos de la tierra, como tantas otras cosas de nuestra cocina típica.

Y así es la cultura, un conglomerado de adaptaciones, de herencias, de cosas que nos han fascinado y que hemos recibido con los brazos abiertos. Y así sea.





RECENT POSTS:
SEARCH BY TAGS: