El mundo como el jamón serrano: a vetas

vetas de ibérico
Mi adorada amiga Marta vuelve a colarse entre mis palabras. Ella siempre decía que la inteligencia de las personas es como el jamón serrano: va a vetas. No puedo estar más de acuerdo.

No sólo la inteligencia, sino nuestra forma de ver y actuar en el mundo va a vetas. Creemos que es un gran escarnio no ser coherente, pero en realidad eso es imposible, y mucho más, a medida que se complejizan nuestras vidas y las facetas en las que debemos tomar parte son cada vez más diversas y alejadas entre sí. Ya lo he contado alguna vez, pero no tendría sentido comportarse de la misma manera con su jefa y si hija, o con los amigos- o con la asociación de Amigos de la Canica y la Asamblea de MPadres del colegio.

La realidad no es continua, ni homogénea, como queremos creer por pura economía del pensamiento. Economía cognitiva.

Benjamin Whorf era un ingeniero especializado en incendios. En sus informes sobre las causas de los incendios, se dio cuenta de que la gente, con cierta frecuencia, cuando veía un bidón vacío de gasolina, fumaban en su cercanía. El bidón, estaba vacío de gasolina, pero no de gas, así que de esta forma tan tonta, se producían explosiones. Whorf hablaba de etnolingüística, o de cómo influye el lenguaje, ya no sólo en nuestra forma de percibir en el mundo, sino incluso de actuar en él. Pero para mí, el caso del bidón vacío de gasolina es una muestra de nuestra forma de pensar: a vetas. Sin darnos cuenta de la parte que nos dejamos por pura vagancia pensil. (Que también puede interpretarse como eficiencia, claro, y tiene sus ventajas, como no tener que pensar todo el rato sobre todo)

Bien. Y cuento todo esto a cuento del último caso del niño que murió de difteria en Cataluña. Escuché a una experta italiana contando que el movimiento antivacunas, entre otras cosas, se nutre de la invisibilidad de estas enfermedades. Pero al igual que los bidones de gasolina, el hecho de que la enfermedad no se manifieste (y esto, gracias a todas las llamadas ovejas blancas, los vacunados, que frenan la aparición y el contagio de la enfermedad) no quiere decir que no existan, como en este caso, la bacteria difteriana y que circule en el ambiente, pero que su efecto sea placado gracias a los progresos de la medicina. A esta falsedad, se le añaden otros pastiches mentales sobre la toxicidad medicinal (y de nuevo, hay vacunas, como la de la gripe, que son debatidas, pero se debaten en congresos de medicina, con base científica, no en foros de yahoorespuestas) y otras cuestiones éticas sobre el debate del papel del beneficio privado de la salud pública (pero es un debate muy mal entendido, y que se vuelve en contra de los usuarios, porque, de nuevo, se blanden vetas argumentales, que, como tales, son sofistas y por tanto mentirosas y esto lo dejo sin argumentar, porque me saldría un post pesao pesao.)

Pensamiento a vetas. A veces útil, y otras letal.

RECENT POSTS:
SEARCH BY TAGS: