¿Para cuándo la máquina de teletransporte?

Hay muchos momentos en los que me pregunto cómo es posible que con lo rápido que hemos entrado en el mundo de la ciencia ficción no se haya inventado todavía una máquina de teletransporte. Gratis, claro. Inmediata. Infalible. Que no se te deje, por ejemplo, las dos manos, Porque entonces: ¿cómo te ibas a comer los churros esos por los que te has teletransportado?

Que no se te deje, por ejemplo, la ropa. Porque imagínate lo mal que lo ibas a pasar si resulta que te ibas a ver a tus amigos del cole y te apareces en bolas en medio de la fiesta.

No. No. Infalible, inmediata.

Que te permita, además, volverte en cuanto la primera vieja de turno te recuerde por qué te fuiste al otro país. Muy bien señora, gracias por su comentario sobre mi vida privada: Agur, Ben Hur. Y te plantas en tu nuevo país en medio periquete. O te das una merienda con tus hermanos, tus primos y tus tíos. Así, en un momentito.

Ay, ¡qué duro es a veces estar lejos!

COMENTA ESTE POST EN facebook

RECENT POSTS:
SEARCH BY TAGS:
  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round